lunes, 28 de enero de 2008

INFORME ESPECIAL “El asesino de acero”. El relato de las familiares de victimas de accidentes ferroviarios que buscan justicia. Agosto 2007.


El asesino de acero
Familiares de victimas de accidentes ferroviarios buscan justicia
Son padres y madres de jóvenes de entre 15 y 23 años que murieron tras ser arroyados por formaciones férreas en el ramal vía Circuito de la Línea General Roca. Aseguran que con sus hijos hubo abandono de persona. Buscan se mejore la seguridad en los trenes.

Las estadísticas sobre victimas fatales en las líneas del ferrocarril argentino, son alarmante. Diariamente, los usuarios de los trenes que unen Capital Federal con el Conurbano Sur del Gran Buenos Aires, son testigos de accidentes fatales, que en la mayoría de los casos se deben a la negligencia y falta de inversiones de la prestadora.
En lo que va del año, el ramal que une Berazategui con Temperley, se ha llevado la vida de una veintena de jóvenes, que no superan los 25 años. Sus familiares, con el único objetivo de buscar justicia y que no vuelva a suceder, impulsan una campaña, en la que intentan unir a otras victimas de accidentes ferroviarios. La convocatoria es llevada a cabo por un vecino de Santa Inés, en Florencio Varela. Su hijo fue atropellado en Rafael Calzada hace exactamente un año.
Aníbal Romero, Josefa Carrizo, Alberto Velásquez, Alfredo Álvarez y Laura, son algunos de los familiares de victimas del tren, quienes cansados de los accidentes que se producen, organizarán una marcha y un pedido de justicia por sus hijos, primos, sobrinos, hermanos y para que no vuelvan a suscitarse casos. Auguran ser escuchados por los nuevos concesionarios del Ramal Línea Roca, que transita por Florencio Varela.
Con el lema “No dejes que ellos sean un número más de una fría estadística. Todos tienen un nombre”, este grupo de padres, comenzó a reunirse para elevar un pedido de justicia y encontrar a los culpables de las muertes de sus familiares. Aseguran que de no hacer nada “van a seguir sucediendo accidentes, lo vemos todos los días cuando los trenes van cargados y muchos vecinos se caen por que van colgados en el tren” comentó Josefa madre de Fernando, que falleció tras caer de una formación en José Mármol, el 4 de Septiembre del 2006.

LUEGO DEL DOLOR PIDEN JUSTICIA
“Tras la muerte de mi hijo, busqué una foto y comencé a pegar afiches para encontrar testigos. A través de eso tuve la respuesta de mucha gente solidaria y eso hizo que despertara en mi el proyecto de juntar a padres para que me apoyen la causa de mi hijo” aseguró Anibal Romero, padre de Diego, quien fuera atropellado por una formación del ferrocarril el 3 de agosto del 2006, en Calzada.
El vecino oriundo de Santa Inés en Florencio Varela, lleva desde hace un mes una recorrida por el ramal que une Temperley con Florencio Varela, el conocido Vía Circuito. Por vagones, estaciones y boneterías, Aníbal, se ha encargado de pegar y entregar en mano, los afiches en los que busca justicia por su hijo y por las victimas, que día tras día se agregan en la estadística de accidentes del ferrocarril argentino.“No se solo mi hijo sino los de todas estas familias, que después de perder un familiar, quedamos bloqueados para todo” afirmó Romero.
Tras la pegatina de más de 6.000 volantes y afiche, Romero, se contactó con los familiares de Fernando Mercado, de Brenda Micaela Álvarez, de Patricia Lujan Ramírez, de Cristian Zucani, de Guillermo Leonel Cardozo, jóvenes que por la negligencia y la falta de obras de seguridad para el transito del ferrocarril, fueron atropellados, o cayeron de las formaciones cuando se trasladaban hacia sus trabajos.
“Pedimos justicia, y que haya culpables de la muerte de nuestros familiares. No puede ser que todas las causas se cierren, que cada vez haya más accidentes y nadie se haga cargo de la falta de seguridad” dijo Josefa Carrizo, cuyo hijo de 15 años, Fernando Mercado, fue atrapado por la plataforma de la estación Mármol.
Los vecinos aseguraron, que el próximo viernes, desde las 16 horas, realizarán una marcha en homenaje a las victimas del “asesino de acero”, que se llevó las vidas de sus seres más queridos. La misma será en inmediaciones de la estación de Rafael Calzada, donde perdieron la vida: Dario Ezequiel Romero(3 /08/ 2006) y Cristian Zucani (20 /07/ 2007).


“Si no lo hago yo nadie lo va hacer”
Anibal, perdió a su hijo bajo una formación ferrea. Organiza junto a otros familiares el desesperado pedido de justicia.

Desde hace un año, Aníbal Romero, busca justicia por la muerte de su hijo. Lleva adelante una campaña de concientización para usuarios y empresarios del servicio ferroviario. Junto a otros 4 familiares de personas que sufrieron accidentes de trenes, espera ser escuchado.
Darío Ezequiel Romero, tenía 15 años, iba a trabajar desde Santa Inés, Varela hasta Rafael Calzada. Había tomado el tren en Dante Ardido, según testigos, mientras viajaba hacia su trabajo, una plataforma de la estación Calzada lo apretó, lastimándolo gravemente, las heridas le costaron la vida. Hoy a un año de la tragedia, sus padres, no cesan ante el pedido de justicia, por la falta de seguridad de la empresa. Además afirma que las víctimas son abandonadas, aunque estén con vida.
Según testigos, que constan en la causa de Romero, “Mi hijo estuvo vivo debajo del tren 20 minutos, les decía que tenía frío, y algunos pasajeros trataron de taparlo pero nadie lo asistió. Eso fue abandono de persona. Habían policías, pero nadie se preocupo por atenderlo, sabiendo que estaba convida, me lo dejaron morir” comentó Aníbal Romero.
El vecino comentó que tras la muerte de su hijo de 15 años, ha recorrido todas las estaciones y que ha encontrado notables falencias, que lo hacen temer un alto crecimiento de accidentes férreos. “En KM la gente sube y se aprietan para subir al tren. Las formaciones van sobrecargadas de gente, muchos chicos con el afán de llegar a sus trabajos viajan en los estribos y por el movimiento del tren se caen y son arrollados” afirmó Don Aníbal.
“A ninguno nos interesa lo económico, solo queremos que cesen los accidentes ferroviarios, porque la culpa no es de la gente, como en del Ramal Roca, es por culpa de que ellos no se preocupan por brindar seguridad en estaciones, ni a pasajeros” expresó Aníbal Romero. El vecino de Santa Inés sentenció “no vamos a descansar hasta que el estado, la empresa y los culpables se hagan cargo de las falta de seguridad y la muertes”.

“Mi mamá desde hace 9 meses sigue esperando que venga Patricia de la escuela”
Expresó Laura, hermana de Patricia Lujan Ramírez, fallecida en KM 26 tras ser arrollada por un tren en un paso poco señalizado.

Laura, se acerca mostrando una remera con la imagen de Patricia Lujan Ramírez, quien con solo 15 años, perdió la vida en un cruce vehicular, poco señalizado de KM 26. La niña había salido de su casa en el barrio Lujan, para asistir a la escuela, cursaba sus estudios en la Técnica 5.
“Mi hermana iba a la escuela a estudiar, 5 minutos más tarde estaba debajo de un tren, por la inseguridad que hay tanto arriba como abajo del tren. En el KM 26 no hay barrera, los domingos no hay banderillero y la gente pasa como si nada por cerca del tren” expresó Laura.
Laura, recalca a lo largo de la nota, su pedido para que se acrezcan a los familiares de victimas de accidentes de trenes, profesionales y psicólogos, “nadie nos dieron contención psicológica. Todavía esperamos que se acerquen médicos o especialistas para ver como quedamos los familiares de quienes perdemos a nuestros hijos, hermanos, primos, en un accidente”
“Desde el 11 de Noviembre del 2006, que murió mi hermana, mi mamá hace 8 meses que está encerrada, ahora tiene una parálisis facial. Sigue esperando que venga Patricia de la escuela”. La joven comentó que el dolor que siente su progenitora lo siente toda la familia, dado a que Patricia era la más pequeña de 7 hermanos.
“No hay ningún tipo de remuneración económica que pueda devolver la vida de un familiar. Las victimas no son animalitos, que los levantan y sigue el tren como si nada. Son personas, tiene familia. Tras la muerte de una persona queda una familia destruida y nadie se hace cargo y eso no lo podemos seguir permitiendo”.

No hay ayuda psicológica

Las 5 familias, recalcan a cada momento, que desde el accidente de sus allegados, no recibieron apoyo psicológico, desde ninguna entidad. Asimismo aclararon, que el objetivo de las marchas que comenzarán a realizar desde el viernes 10, serán para concienciar sobre la falta de seguridad en los trenes de la Línea General Roca.
“Ellos no me dieron nada, ni apoyo psicológicas, ni se acercaron a decirme lo que había pasado con mi hija, que le voy a decir a mi nieto” recalcó Alfredo Álvarez padre de Brenda Álvarez fallecida en la estación Dante Ardigo.
“No queremos dinero, sólo nos importa que se haga justicia por todas las personas que perdieron la vida por la falta de seguridad e interés. La causa de mi hermana sigue, pero está en la nada, igual nosotros vamos a seguir luchando. Esto lo hacemos mas que nada por mi mamá porque está muerta en vida” manifestó Laura, hermana de Patricia Lujan Ramírez.
“Para ellos cada una de las victimas es un número más, un muerto más. No tenemos a quien reclamarles, la empresa no brindan datos, el Estado asegura que tenemos que hablar en la empresa. No hay nadie que se haga cargo de lo que sucede. Nadie responde por nada” expresó Aníbal Romero, papá de Diego.
El vecino de Santa Inés llevará adelante una Marcha pacifica el próximo viernes 10 de Agosto, tras un año de la muerte de su hijo. La manifestación se realizará pasadas las 16 horas en la Estación de Rafael Calzada.
“Nadie da la cara, nadie dice nada, ni siquiera se acercan a nosotros para ver como estamos después de perder un familiar”, expresó Josefa Carrizo, vecina de San José Varela, mamá de Fernando, otro de los jóvenes, que murió por la inseguridad ferroviaria.




No hay comentarios: